Curso Presentaciones efectivas

Presentaciones que dejan en buen lugar a ti y a tu empresa

Te propongo un experimento. En slideshare.net (el Youtube de las presentaciones) busca un término al azar, por ejemplo, «ventas», y observa las primeras que aparecen. Apuesto que lo que vas a encontrar es justo los errores que se deben evitar para lograr los objetivos de cualquier exposición: conectar, generar interés y fomentar el recuerdo.

Errores como:

Mucho (muchísimo) texto.

Diseño que dificulta la legibilidad (escaso contrate, efectos y falta de alineación).

Exceso de adornos y elementos innecesarios que entorpecen la claridad del mensaje.

¿Por qué son tan comunes estos errores?

Pues porque, al igual que si no somos franceses, no sabremos hablar francés si no lo estudiamos, las presentaciones tienen también su lenguaje propio que hay que aprender.

Y como nadie nos lo ha enseñado, lo que hacemos es replicar lo que conocemos de otros formatos, por ejemplo, los documentos escritos.

Por eso ponemos la misma cantidad de texto en una diapositiva que un Word. Con la diferencia de que este lo leemos de una pantalla a 50 cm, mientras que una presentación está proyectada a muchos metros de distancia. Y, además, ¡tiene un presentador que la cuenta!, por lo que todo el texto escrito lo único que hace es entorpecer.

¿Y esto afecta a vuestra empresa?

Puedes estar pensando: «Bueno, tampoco tenemos que ser diseñadores», «No es tan grave», «A mí no me parecen tan feas»…

Y tienes razón: para diseñar ya están los que saben, y para gustos, colores. Ahora bien. Como empresa lo que sí tenéis son mensajes que trasladar y una imagen de profesionalidad y calidad que transmitir.

Y las diapositivas cutres son un obstáculo para ello.

Porque vuestras presentaciones os representan a vosotros y a vuestro producto o servicio, igual que lo hacen vuestras palabras o tono de voz, la ropa que lleváis, los muebles y el estado de vuestras instalaciones y cualquier elemento que se relacione con vuestra marca.

¿Cómo no vais a cuidarlas de la misma manera?

La buena noticia

Sí, la hay. Y es que transformar una diapositiva mediocre en una eficaz y atractiva no es algo para lo que se necesite una creatividad natural ni largas dosis de inspiración, sino unas directrices claras que seguir.

Y eso es justo lo que conseguiréis con este curso: una guía práctica para diseñar presentaciones con menos esfuerzo y mejores resultados.

Y no hablo solo de resultados en la diapositiva, sino también de la mejora que supone filtrar la información relevante, deshacerse de imágenes cliché, eliminar texto innecesario y plasmar con elegancia el mensaje central.

¿Te imaginas cómo esto va a ahorrar tiempo y verborrea innecesaria en las reuniones? ¿La imagen que vais a proyectar al hacer las cosas diferentes y con evidente calidad?